RETRATOS de Susana Perez  | MUSEO EMILIO CAFARRA | Córdoba, Argentina
SUSANA PEREZ
OBRAS DE ARTE
EXPOSICION
CREDITOS
ENTREVISTA
SPONSOR
MUSEO EMILIO CARAFFA
PLANO AZUL
RETRATOS de Susana Perez  | MUSEO EMILIO CAFARRA | Córdoba, Argentina
    FACEBOOK   TWITTER   COMPARTIR
Obra: Juan Lonquini  
  Fondo: Detalle de obra
Obra: Juan Lonquini
Medida: 30 x 45 cm
Técnica: Fotofrafía - Toma directa
Edición: 1 de 5
Año: 2013
Autor: Susana Pérez
Origen: Córdoba - Argentina
   
ENTREVISTA

“El riesgo es parte de mi naturaleza”

Susana Pérez expuso en el Museo Caraffa una serie de retratos de artistas contemporáneos. En esta entrevista cuenta cómo fueron sus primeros pasos en la fotografía y cómo entiende un oficio en permanente tensión entre el arte y el periodismo.

La sala 4 del Museo Emilio Caraffa fue, en mayo de 2013, sede de un recorrido inquietante por algunos rostros de la cultura contemporánea, rostros desubicados, puestos bajo luces diferentes a las habituales. Gente que produce, puesta en el lugar del producto. Sin una línea narrativa más que la coyuntura, lo que suceda en el momento de la fotografía, las obras dan cuenta de algo misterioso que ha sido captado de un modo caótico. La colección de Retratos de Susana Pérez pone en foco las posibilidades de contar con imágenes un espíritu de trabajo artístico, una cierta alma intraducible, una sensibilidad propia de los artistas.

Según Susana, esa relación tan misteriosa y estrecha que plantea su muestra entre el oficio del fotógrafo y el mundo de las artes visuales es una consecuencia natural del ecosistema en el que vive: “Crecí en un lugar donde hablar y ver pintura, cine, fotografía, escuchar música, ir al teatro, era natural. Participar de charlas y debates con artistas fue algo muy habitual durante toda mi juventud, y sigue siendo así”, dice.

La idea de esta entrevista es conocer una parte de Susana Pérez que no aparece de manera explícita en sus fotos. Comenzamos a dialogar sobre su historia como artista. Luego, la invitamos a reflexionar sobre por qué la fotografía se mueve, se balancea permanentemente entre el arte y el periodismo, y sobre los modos en los que la fotografía modifica nuestra relación con la memoria y el presente.

-¿En qué momento te diste cuenta de que te ibas a dedicar profesionalmente a las artes visuales?

-A los 13 años quise dejar la escuela para dedicarme a la fotografía. Lógicamente no me lo permitieron. Tenia 14 años cuando vendí mi primer trabajo a Santaolaya: en aquel tiempo formaba parte de Aquelarre. Siempre ayudaba a mi padre, de quien heredé esta profesión. Pienso que nací en el lugar adecuado, y tuve la necesidad de aprovecharlo. Tuve suerte. Luego, una cosa trajo la otra. Soy, creo, una trabajadora. En algún momento me dije: “alguien tiene que arremangarse y pelear por lo que cree. Y para mí eso fue y es la fotografía.

-¿Cómo describirías la relación entre tu entorno familiar y tu vocación artística?

-Mi padre me dio la pasión y mi madre me trazó el camino de ser mujer, por lo que para todo soy una mujer apasionada.

-¿Cómo resumirías las causas, las situaciones que te han llevado a ser artista?

-El arte es un medio con el cual puedo expresarme y, de algún modo, saciarme. Sólo ese temible justiciero, el tiempo, podrá decir si soy artista.

Los que conocen a Susana Pérez le dicen Susy. Una vez entablado el diálogo es imposible no decirle Susy, es como si algo en ella se rebelara contra la seriedad del nombre Susana e impusiera junto al cariño del diminutivo un modo más amable de comunicación. Una sonrisa casi constante ayuda a transmitir esa sensación de alegre intimidad. De todas formas, no deja de aparecer una ligera incomodidad, porque “Susy” está gran parte de su tiempo mirando el mundo como si estuviera a punto de tomar una fotografía. Es una sensación ratificada por la siguiente respuesta:

-¿Cómo te llevás con la fotografía fuera de tu vida profesional? ¿Siempre hay una cámara contigo?

-Hace poco alguien me preguntó: “¿Dónde esta tu cámara?”. Yo respondí: “Aquí, detrás de mis ojos”.
Es un modo de vivir. Claro que sí. Pero volvamos a los modos de trabajar.

-¿A qué artistas nombrarías como referentes en tu trabajo? ¿De qué manera modifican o impulsan tu trabajo estas personas?

-Es tanta la información que recibimos que es muy difícil responderte. Prefiero los clásicos,como punto de partida, luego me actualizo permanentemente, hay muy buenos fotógrafos en la actualidad. Los nuevos medios de información nos ayudan a estar informados, pero también creo que es tanta la información disponible que no nos permite el hecho de la reflexión. Personalmente, busco en la pintura y en el cine, y luego en el silencio. Me refiero, por ejemplo, a ese momento en que nos detenemos para disfrutar de un atardecer. La contemplación de la sencillez en este instante te enseña más que cualquier obra de arte.


De profesión riesgosa

-¿Qué relación establecerías entre tu trabajo y la idea de riesgo? ¿Hay "riesgo" en el arte contemporáneo?

-Una vez, tenía que sacar un seguro de vida. Llené todos los casilleros de riesgos posibles. El asegurador me preguntó:
“¿Señora, está usted segura? Llenó todos los casilleros de riesgo”. Yo le respondí: “Usted preguntó, y yo contesté… Es simple, soy fotógrafa. Hay riesgo en mi profesión y yo me juego por todos, es parte de mi naturaleza. De todos modos, el arte contemporáneo no es una abstracción sino el fruto de aquellos que lo producen, y pienso que en este momento el arte contemporáneo no toma muchos riesgos. Debería hacerlo. Y pronto. -En ese sentido.

-¿Qué es lo más arriesgado que has hecho, profesionalmente hablando?

-Aterrizar con una avioneta en la carretera de Taninga y que nos busque la Federal porque creían que éramos traficantes. Manejar un bus de Jujuy a Córdoba, porque el chofer se dormía. Tomar fotos colgada de una pluma a 30m de altura en un balde sin arnés. Los fotógrafos estamos llenos de esas anécdotas. Lo que sí te puedo asegurar es que no me pueden decir “No lo podés hacer”. Siempre lo puedo hacer.

-¿Qué lugar ocupa Córdoba en el mapa de la fotografía contemporánea argentina?

-Córdoba está siendo un semillero. Tenemos universidades y escuelas con docentes capacitados que promueven y estimulas a estas nuevas generaciones. Desde la Fotogalería de Ciencias Económicas hace 12 años que estamos trabajando, despacio, pero con firmeza, en un espacio en donde participan artistas de renombre y aquellos principiantes con talento.

-¿Cómo describirías el proyecto de la Fotogalería?

-¿Tenés 20 años y tu obra es buena? Bien, aquí te damos un lugar donde han expuesto los consagrados. Es más, te ayudamos. El criterio de selección tiene que ver con la creatividad y el compromiso del autor con su obra.

-¿Qué es lo que más te llamado la atención del campo contemporáneo cordobés en tu trabajo como curadora de muestras?

-De la convocatoria de este año sólo acepté a 6 de 500. Fue muy doloroso para mí. Pero luego apareció una niña que habíamos convocado el año pasado con un trabajo para una muestra individual muy buena. Al ver su trabajo, me dije: “Sí, Susy, hay decisiones que son dolorosas, pero si esta niña es el resultado, estamos por buen camino”. Por suerte la vida siempre te sorprende


El caos como método

-¿Cómo es la historia de “Retratos”, la muestra que se expone en el Museo Caraffa?

-Es el resultado de cinco años de trabajo, retratando a artistas cordobeses e internacionales (pintores, escultores, músicos, actores....) que han pasado por mi ciudad para distintos medios. No tienen un hilo conductor, o conceptual,cada retrato tiene un estética en sí mismo, una estética dada por la circunstancia, el retratado y mi interpretación. Esta muestra es diferente a otras oportunidades donde he partido desde una idea de cómo retratar, con escenarios o puestas, en donde el individuo es parte de esa idea. Mi serie de fotografías “Sueños de Fin de Siglo” es un ejemplo: trabajé a partir de la narrativa de Carver. Pinté un telón y lo transporté a una unidad básica, en donde se desarrollaba un concurso de carnaval para niños en barrio Bella Vista. Los niños subían a una silla para desfilar por un andamio. Diablos, princesas, payasos, arlequines. Cuando bajaban los retratada sobre este fondo. Las fotos eran en blanco y negro, luego las coloreé, como se hacia en los 40. Mi idea fue que, por un momento, ese sueño que tenía cada niño reflejado en la elección de su disfraz, se hiciera realidad.

-¿Qué clase de emociones dirías que intentás transmitir en tu trabajo?

-El universo humano.

-¿Te interesa que se sepa la parte técnica de la obra, la clase de cámara, el tipo de lente?

-No tengo secretos y me agrada compartir mi trabajo. El conocimiento de la técnica no siempre revela el el resultado final, eso tiene que ver más con la intención del fotógrafo, con algo que se podrá analizar pero no transferir. Mi manera de trabajar es muy caótica. Utilizo todo lo que tengo a mano. La luz se manifiesta de maneras infinitas y misteriosas, está ahí, esperándote.


Final con vodka

-¿Cómo le describirías a un "extranjero" la política cultural de la provincia de Córdoba?

-Solo puedo opinar como ciudadana, pero simplemente se advierte que no hay una política cultural. Sólo hay intentos valiosos, o no, de los dirigentes de turno. De todas formas, es algo que ningún extranjero me lo ha preguntado, ya que salta a la vista. Establecer una política cultural es establecer un proyecto de cambios muy profundos y cuatro años de mandatos no alcanzan.

-¿Creés que el arte debe hablar explícitamente del momento político?

-Esa es una decisión del artista.

-¿Puede el arte cambiar algo?

-No lo creo. Pero el arte sí puede de alguna manera denunciar situaciones. Colaborar con la reconstrucción de la memoria. La fotografía, en este caso,tiene varios ejemplos, y los fotoperiodistas llevan la delantera: Vietnam, el Golfo, etc. Francisco Matarrosas está trabajando en un proyecto que habla de la situación en la frontera de México, por ejemplo.Verdaderamente admiro a esa clase de fotógrafos.

-¿Qué medidas tomarías si fueras Secretaria de Cultura por un día?

-¡Una vuelta de Vodka para todos!

 
 
  compartir en FACEBOOK
MUSEO EMILIO CARAFFA
Silver Sponsor: VVART Servicios Corporativos